"Michael Malgeri ha creado una serie de cuentos cortos que pueden llegar a cambiar la visión del individualismo, el ánimo de lucro y el capitalismo de una generación. Los tópicos de los libros se pueden tratar con niños de todas las edades ya que son fáciles de leer. Con pocas palabras e imágenes los libros reflejan los fundamentos de una sociedad libre. Adam Smith y Milton Friedman los aprobarían!" –Joseph Bast, Presidente de The Heartland Institute

"Debería ser obligatorio leer estos libros en Washington, aparte de los niños, los adultos también aprenderían de ellos." –Steve Forbes, de la revista "Forbes", acerca de las series "Johnny Ganancias"

"Johnny Ganancias es una convicción de hacer dinero en forma honesta, apartando así las etiquetas de avaricia o culpa. Les enseña a los niños cómo buscar la prosperidad, y el valor de beneficiarse ambas partes al hacer intercambios. Los papás en casa les darán a sus hijos una alternativa fresca y divertida de ver lo que realmente hace evolucionar al mundo." -Larry Kudlow, del programa "The Kudlow Report" en CNBC

Escrito por Michael A. Malgeri

Diseño e Ilustraciones de Michael Schultz

Derechos de Autor 2012

De Michael A. Malgeri

Prefacio

"Johnny Ganancias" sólo busca demostrarles a los jóvenes que es bueno ganar dinero en forma honesta. Escrito en honor a las grandes y pequeñas empresas que mantienen la honestidad e integridad en la búsqueda de innovación, productividad, beneficios de parte y parte al negociar, capital y felicidad.

Enmarcado en la ficción, el libro explica términos fundamentales y sencillos de entender, a través de un lenguaje simple por tratarse de un cuento para dormir. Lo que se busca es que los niños se queden dormidos con una sonrisa en la cara luego de aprender técnicas de progreso a través de ideas, acuerdos de negocios y actividades lucrativas honestas.

Johnny Ganancias llega a Kimor

Hace bastante tiempo, en un planeta alejado había un pequeño pueblo llamado Kimor.

En el pueblo todos eran tan pobres que la única forma que había para comer, era plantar guisantes de hierba mágica que crecían en UN día.

Una mañana un extraño llegó con su esposa e hijos. Fue recibido por el granjero Ben.

—¡Saludos! Mi nombre es Ben. Qué familia tan adorable.

—¡Hola Ben! Ella es mi esposa Jane y nuestros hijos Robby y Sally. Yo soy Johnny Ganancias.

—Johnny, Bienvenido a Kimor. Hay mucho suelo y semillas para plantar guisantes de hierba

Ben dejó a Johnny en una pequeña cabaña de madera. Los Ganancias tenían techo y espacio para cosechar su comida.

—La colecta del pueblo será esta noche —dijo Ben—, vayan y conozcan a todos por favor.

—Así lo haremos, Ben. Muchas gracias —dijo Johnny

La Colecta en el Pueblo

Esa noche Johnny y su familia se divirtieron mucho al conocer la gente del pueblo.

Después de la colecta, le dieron a Johnny un saco lleno de guisantes para que sembrara su comida.

Los Ganancias regresaron a su cabaña muy contentos.

—Creo que los Ganancias ayudarán a que Kimor sea un mejor un lugar para vivir, de verdad me agrada esa familia —dijo Ben a su esposa Molly.

Los Ganancias son visitados por Ben

<

A la mañana siguiente, Johnny se despertó a plantar sus guisantes antes de que saliera el sol. Era un trabajo arduo, pero él tenía que sembrar sus guisantes y así poder alimentar a su familia.

Luego, en la tarde, Ben visitó a los Ganancias. Pensaba encontrarlos exhaustos después de un día de trabajo tan arduo, sin embargo, ellos estaban cantando y bailando.

—¡Qué bueno que viniste, Ben! Acompáñanos por favor.

—Oh, Johnny, un viejo como yo no puede brincar tanto —dijo Ben.

—¿Cuántos años tienes Ben? — le preguntó Johnny.

—Tengo 23 años. Mi cuerpo está gastado de tanto sembrar guisantes de hierba, es probable que muera en un par de años. ¿Y tú qué edad tienes Johnny?

—Yo tengo 92 años.

¡Ben estaba sorprendido! ¿Cómo era posible que Johnny se viera tan joven? Compartió con los Ganancias y estaba agradecido por divertirse, pero se fue a casa intrigado.

El Acuerdo y El Beneficio

Una tarde, después de un día largo de trabajo, Ben se acerca a su hijo Kal, mientras éste cantaba una canción.

—¿Dónde aprendiste esa canción tan bonita?

—Me la enseñó Johnny Ganancias esta mañana.

—¿Johnny no estuvo todo el día trabajando en su siembra?

—No, papá. Su siembra ya estaba lista cuando nos vimos. Me dijo que si iba de nuevo mañana, podría enseñarme alguna otra canción.

¿Cómo podía Johnny sembrar tan rápido? Una vez más, Ben se sentía desconcertado.

A la mañana siguiente, Ben fue a ver a Johnny y cuando llegó, pudo notar que todo el suelo estaba lleno de guisantes.

—¡Hola Ben! ¿Qué te trae por aquí a esta hora? —preguntó Johnny.

—Estaba preocupando pensando que Kal interrumpiese tu valioso tiempo. Pero al parecer has encontrado una manera mágica de plantar tus semillas mucho más rápido que cualquiera de nosotros.

Ben quería sentirse joven y saludable como Johnny.

—Johnny, cuéntame tu secreto, te lo ruego.

—Ben, tú no eres de los que ruega, pregúntamelo de otra forma —dijo Johnny.

—¿Ah sí?... EXIJO que reveles tu secreto.

—Tampoco eres un abusivo, Ben. Pero tú tienes algo que yo necesito, así que hagamos un trato. Ven, entra a mi casa —dijo Johny sonriente.

Ben quería saber lo que era un trato, ya que no tenía idea. Al estar dentro de la casa, Ben vio algo extraño. Había una grande y larga rama que parecía estar conectada al hoyo de una piedra.

—¿Qué es eso? —preguntó Ben refiriéndose al peculiar objeto.

—Esto fue lo que creé para poder sembrar mis guisantes de hierba mucho más rápido que tú. Fue mi idea y la llamé pala.

—Al usar tus manos, tardas un día entero en sembrar. Yo en una hora termino de plantar y eso me permite divertirme o inventar otros objetos el resto del día —dijo Johnny.

—Johnny, ¿podrías hacerme una pala? Si lo haces, yo podría estar en forma como tú y me divertiría más. Probablemente inventaré cosas también y viviré 92 años como tú —dijo Ben que estaba maravillado.

—Eso suena maravilloso, Ben. Podré hacer una pala para ti, pero quiero algo a cambio. Quiero que tengamos un ACUERDO —respondió Johnny sonriente

—¿Qué es un ACUERDO? —preguntó Ben

—Es cuando los dos hacemos algo en beneficio de ambos. El acuerdo que quiero es que siembres mi terreno por mí una vez al año y a cambio te haré una pala.

—¿Eso es todo lo que quieres a cambio de esa fascinante pala? —preguntó Ben con alegría.

—¡SÍ! —dijo Johnny—. Y dile a todas las familias de Kimor que haré una pala a cada una de ellas si hacen el mismo trato conmigo, por favor.

—¿Por qué harías eso? —preguntó Ben—. ¿Por qué serías tan bondadoso?”

—¡Porque quiero tener ganancias!

—¿Qué es una ganancia? —preguntó Ben.

—Ganancias es lo que obtengo al hacer un trato honesto con alguien. En este caso, el día de trabajo que alguien haga por mí a cambio de una pala, será mi ganancia.

—¿Ves cómo una larga rama de árbol y una piedra eran inútiles hasta que las junté para idear mi pala?

—Pudiese utilizar mi invento sólo para mí, pero si lo comparto, recibo algo a cambio que me beneficia Y ayudo a los demás —siguió diciendo Johnny.

Ben lo tenía claro. —¡Tienes toda la razón, Johnny! Tu ganancia es el tiempo libre que tendrás cuando todos siembren en tu terreno, PERO al hacerlo ellos obtendrán la mejor parte, ya que al hacer el trato contigo en lugar de trabajar TODO el día, sólo lo harán por una hora.

—¡Exactamente, Ben! —dijo Johnny—. Las ganancias brindan mejor estilo de vida a cualquiera que decida hacer tratos honestos. ¡Ganar es buenísimo!

El Renacer de Kimor

¿Qué ocurrió cuando Johnny les enseñó a todos acerca de tratos honestos y honestas ganancias?

Todos en el pueblo utilizaron su energía y tiempo libre para inventar más cosas y ser más inteligentes. Ben creó una herramienta para recolectar los guisantes de hierba más rápido. Rápidamente cada familia obtuvo el suyo generándole a Ben sus primeras ganancias. Una carretilla fue creada por Tom y él también obtuvo ganancias.

Ahora la gente del pueblo conversaba, jugaba, bailaba y cantaba en la noche y no se iban a la cama cansados de trabajar. Aprendían unos de otros al reunirse en grupos e inventar cosas juntos.

Descubrieron distintas comidas y construyeron mejores casas. Incluso descubrieron curas para enfermedades y así la gente podía vivir mucho más. Todos querían generar ganancias y éstas brindaban beneficios a los demás.

Nacieron muchos niños y el pueblo creció. ¡Se les enseñaba a todos los niños que la innovación, las ganancias y acuerdos honestos eran BUENOS!

Futuro a Largo Plazo

En la ciudad de Kimor, el sol brillaba sobre sus calles repletas de árboles en la mañana. La mayoría de sus habitantes leían libros, escuchaban música o se preparaban para tomar el sol.

Las personas se reunían para comentar sus ideas. Grupos pequeños se reunían para hacer un picnic en el parque cerca de las estatuas de los líderes más importantes de la ciudad.

Uno de los líderes era Johnny Ganancias. Nadie sabía cuántos años tenía, pero lucía muy joven. Otro de los líderes importantes era el papá de 12 niños, un innovador de 763 años. Se llamaba Ben.

Fin

El Oro de Johnny

Si disfrutaste de Johnny Ganancias, debes comprar El Oro de Johnny, el próximo libro de la serie Johnny Ganancias. En El Oro de Johnny se siguen desarrollando los fundamentos principales del Capitalismo y se enseña cómo obtener ganancias honestas. ¡Atentos al Mago! El Oro de Johnny está disponible en el siguiente link. (http://tinyurl.com/8okuxsn )

¡Esto está que Arde!

¡Esto Está Que Arde! Pertenece a la serie de Johnny Ganancias y es el tercer libro. Le da una perspectiva más humana a los problemas de contaminación ambiental. “Si dejas una pequeña huella, nadie querrá estar en tus zapatos”. Como dice la madre naturaleza. ¡Esto Está Que Arde! Se halla en el siguiente link. ( http://tinyurl.com/96ynhgt )

Johnny Ganancias, El Oro de Johnny y ¡Esto Está Que Arde!

¡Llévate los 3 libros en 1! Sólo pulsa aquí. ( http://tinyurl.com/jy9peqt )